La Organización Indígena de Colombia rechazó el asesinato de un menor wayúu en Tibú, Norte de Santander, y señalaron que el niño solo buscaba en esa región el sustento para su familia en Venezuela.

A propósito del asesinato del menor venezolano en el Catatumbo que pertenecía a la comunidad wayúu, la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), denunció este miércoles que varios menores de esa población están siendo reclutados por grupos armados en Tibú, Norte de Santander, cuando cruzan a Colombia en busca de alimentos.

«En ese conflicto están los niños, los jóvenes, que ante un problema de desempleo, de hambre y desnutrición en Venezuela, son víctimas fáciles de las estructuras armadas en la frontera. Por la crisis, ellos caminan en busca alimentos para sus hermanos más pequeños o sus madres, quienes esperan algo que comer”, dijo el representante de la Onic, Armando Valbuena.

En Venezuela la etnia sufre de altas tasas de desnutrición y varios niños han enfermado por esto», añadió.

La organización reveló que dentro de la cultura wayúu, los hombres están acostumbrados a salir desde tempranas edades a trabajar y buscar el sustento de los resguardos, en este caso, el menor asesinado en Tibú, por presuntos disidentes, se encontraba realizando labores para enviar dinero a sus familiares.

Desde la organización recibimos con dolor la noticia del asesinato del niño wayúu en el Catatumbo, Alexander José Fernández Rodríguez. Este menor como muchos más, hace parte de la población que ha migrado de Venezuela a Norte de Santander para buscar oportunidades. Por eso no entendemos como las autoridades colombianas permiten el fusilamiento de jóvenes

SENTENCIÓ EL LÍDER.

Los indígenas cruzan caminando por Norte de Santander para llegar a Bogotá y luego a países como Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *